5 pasos rápidos para calzarse las botas de montaña y realizar caminatas sin dolor

Si eres amante de la naturaleza y disfrutas de largas caminatas por la montaña, seguro sabes la importancia de contar con un buen par de botas de montaña para evitar cualquier tipo de dolor o lesión. En este artículo, te presentamos 5 pasos rápidos que te ayudarán a calzarte adecuadamente las botas y disfrutar de tus caminatas sin ninguna molestia. Sigue leyendo y descubre cómo llegar a la cima sin dolor alguno.

Imagínese caminar en un día largo y hermoso. Puedes sentir que te duelen los pies dentro de tus botas nuevas y rígidas, pero crees que el dolor desaparecerá con un poco de caminata. Sin embargo, unas horas más tarde, en lugar de que el dolor desaparezca, siente como si tuviera bloques de concreto adheridos a sus pies. Cada paso duele. Y te quedan horas antes de regresar al comienzo del sendero.

Todo esto podría haberse evitado si se hubieran puesto sus nuevas botas de montaña antes de partir. Doblar las botas significa usarlas a intervalos en la casa para que las suelas de goma, la parte superior de cuero y las telas de nailon se ajusten mejor a la forma de su pie.

En este artículo, compartiré mis cinco consejos principales para hacer esto de forma rápida y sencilla.

¿Por qué deberías usar botas de montaña?

Calzarse las botas de montaña crea una experiencia más placentera en los senderos. Las nuevas botas de montaña, especialmente aquellas con componentes de cuero, son notoriamente inflexibles. Tomarse el tiempo para aclimatarse a las botas aumenta su flexibilidad y comodidad general. Afrontar largas y difíciles aventuras al aire libre sin calzado cómodo es una forma rápida de volverse miserable.

Entonces, a menos que tenga poco tiempo (lo cual cubriremos a continuación), es un buen hábito adquirir botas nuevas.

¿Sería más fácil utilizar otro tipo de calzado?

Generalmente no. Las botas de montaña son el mejor calzado para los senderos. Y las botas modernas tienen formas ergonómicas y ajuste ceñido, lo que las hace más cómodas que nunca. Son mucho mejores para proteger y sostener tus pies que otros tipos de zapatos.

Sin embargo, a pesar de los avances en materiales y tecnología, las nuevas botas todavía parecen resistentes e inflexibles. La forma mejor y más sencilla de aliviar esto es rompiendo las botas.

5 formas de aclimatarse rápidamente a las botas de montaña

Hay varias formas de acostumbrarse a un nuevo par de botas de montaña. A continuación describí cinco métodos sencillos. Lo ideal es hacerlos en orden, pero a veces la vida se interpone. Si no tiene el tiempo necesario para aclimatarse adecuadamente a las botas, también cubro algunas soluciones alternativas.

1. Elige botas que se adapten a tus pies

¡El conocimiento es poder! El tipo de bota que compre afectará el tiempo que tarde en aclimatarse. Las botas de montaña vienen en varios estilos y calces. Piensa detenidamente qué talla de zapato tienes y qué actividades planeas realizar con estas botas de montaña. Nuestra guía sobre cómo deben quedar las botas de montaña le ayudará aquí.

Si eres un excursionista ocasional, puedes conseguir botas sintéticas, zapatos de aproximación o zapatillas de trail running que te queden bien desde el primer momento pero que carezcan de durabilidad. Si tiene planeados grandes viajes de senderismo, consiga un par de botas duraderas. Las botas livianas generalmente tardan menos en aclimatarse que las botas tradicionales más pesadas hechas totalmente de cuero. Sin embargo, la durabilidad y protección de los pies es excelente.

{{artículo-cta}}

Las botas de montaña para las cuatro estaciones son probablemente las más rígidas que puedas encontrar. El período de asentamiento será el más largo, pero están diseñados para soportar los terrenos más accidentados que existen. Las botas de montañismo también ofrecen ventajas como total impermeabilidad y compatibilidad con crampones. Consulta nuestra guía sobre las mejores botas de montaña para ver más opciones.

2. Camina por la casa y revisa tus calcetines

Independientemente del estilo o calce que elija, es mejor aclimatar las botas de montaña caminando primero por la casa. Ponte las botas, ata los cordones hasta arriba y haz algunas tareas domésticas con ellas. Haga esto durante aproximadamente media hora al día durante una semana. Note cualquier punto caliente, malestar o cualquier cosa que se sienta un poco rara.

Introduzca también los calcetines para caminar en la rutina. Generalmente, los calcetines para caminar están hechos para caber bien dentro de las botas. Sin embargo, tenga en cuenta cualquier área donde los calcetines se amontonen o rocen. Si sus pies comienzan a deslizarse con las botas, pruebe con calcetines más gruesos o combine calcetines de montaña y calcetines de montaña.

3. Haga una caminata corta y agregue un poco de peso

Después de caminar con las botas en casa, sácalas a una corta caminata. Pruebe algo de menos de 5 millas y relativamente plano. Para darle vida a las cosas, agregue un poco de peso a un paquete. Tenga cuidado de observar cómo los zapatos soportan el peso adicional.

Con zapatos para caminar menos duraderos, es posible que comience a sentir más pronación en la caña. Si las botas de montaña tienen suelas más delgadas, el peso en una mochila revelará si puedes sentir o no más superficie del sendero debajo de tus pies. Para pies sensibles, las botas de montaña con suela más gruesa ayudarán a mitigar ese impacto.

4. Terreno variado/caminata húmeda

El siguiente paso es llevar las botas a una caminata más larga con peso adicional y terreno variado. Deshazte de los senderos pavimentados y de grava en busca de superficies más rocosas con pendientes y descensos notables. Lo que buscas aquí es qué tan bien el talón se mantiene en su lugar cuando agregas algunas subidas y bajadas.

Si es posible, agregue algunos cruces de arroyos o salga en un día lluvioso. Incluso si tienes botas de montaña de malla sin capacidad impermeable, vale la pena probar qué tan rápido se secan después de mojarse. En el caso de botas de montaña de cuero impermeables, asegúrese de que mantengan los pies secos.

Es importante tener en cuenta cualquier deslizamiento del pie (lo que podría crear puntos calientes) y si los dedos golpean la parte delantera de los zapatos, lo que puede provocar hematomas. Los zapatos y botas para caminar de primer nivel son resistentes al agua, impermeables o de secado rápido.

5. Ponlo todo junto: haz una caminata de un día largo

A estas alturas, deberías tener una idea bastante clara de lo que pueden soportar tus botas de montaña. Sin embargo, lo mejor es sumar todos los elementos anteriores y salir a realizar una caminata de un día largo. Después de pasar un día completo en los senderos, es posible que notes algunos puntos de pellizco o áreas de dolor que las caminatas más cortas no te permitirán descubrir.

Si la caminata va bien, las botas están acondicionadas y listas para lo que les arrojes.

3 consejos a tener en cuenta al acostumbrarse a las botas

Mientras prueba y ajusta sus botas de montaña, asegúrese de hacer lo siguiente:

  1. Ponte las botas correctamente.

    No intente calzarse con ellos y colapsar la espalda como lo haría con zapatos viejos para correr. Cualquier acción como esta que deforme la forma de la bota hará que sea mucho más difícil saber cuándo hay algún problema con el ajuste de la bota.

  1. Sube tus calcetines por completo.

    Comience por los dedos de los pies y pase el calcetín sobre los talones y subiendo por la pierna hasta que desaparezcan todas las arrugas y burbujas. El calcetín debe quedar al ras del pie y la parte inferior de la pierna.

  1. No te rindas ante el primer signo de malestar.

    Las botas de montaña no están destinadas a ser el calzado más cómodo que puedas usar, y eso está bien. Necesita botas de montaña para amortiguar el impacto del terreno accidentado, mantener el pie en su lugar y brindar más soporte y niveles de comodidad más altos que los zapatos deportivos. Si un par de botas hace eso, estás en el camino correcto.

¿Qué pasa si no hay tiempo para estrenar botas nuevas?

Si no hay tiempo para acostumbrarse a las botas, tiene algunas opciones. Puedes adaptarlas sobre la marcha, conseguir un par de botas menos duraderas y cómodas nada más sacarlas de la caja o intentar acelerar el proceso.

Divídalos sobre la marcha

Ésta es la forma más inmediata pero también más dolorosa de domar las botas. Si no hay tiempo disponible, prepárese para lidiar con ampollas, rozaduras, dedos de los pies magullados y dolor generalizado o fatiga en los pies. A veces, simplemente no hay tiempo suficiente para aclimatarse completamente a las botas, pero corre el riesgo de sufrir más lesiones si fuerza una bota rígida a salir a los senderos de inmediato.

Obtenga botas de montaña menos duraderas

Las botas de montaña de nailon y malla suelen ser mucho más fáciles de calzar. Muchas son lo suficientemente cómodas como para usarlas nada más sacarlas de la caja. Sin embargo, las botas de montaña de nailon y malla tienen algunas desventajas notables, la mayor de las cuales es la falta de durabilidad. Con el tiempo, los problemas surgen más rápido que con las botas de montaña de cuero.

Si camina con bastante frecuencia, es posible que sea necesario reemplazarlos en una o dos temporadas.

La versión rápida de 3 pasos

Siempre que tengas entre 24 y 48 horas antes de una caminata, puedes probar estos rápidos tres pasos.

1. Úselo en incrementos de 30 minutos.

Use las botas de montaña en incrementos de media hora tan pronto como las obtenga. Asegúrate de quitarte las botas después de cada incremento y continúa con tu día durante una o dos horas antes de volver a usarlas. Haga esto durante tres horas si es posible.

2. Sal a caminar más tiempo.

Salga a caminar alrededor de una milla o dos y observe cualquier molestia. Si es solo en su vecindario, busque caminos de acceso o calles con altibajos. Siente realmente la sujeción del talón y exagera tus pasos, tanto hacia arriba como hacia abajo en cualquier elevación que puedas encontrar.

Si todavía se sienten incómodos, inclínelos físicamente hacia adelante y hacia atrás con las manos durante unos minutos a la vez. Estás tratando de aflojar la curva que desarrolla cada bota donde se unen los dedos y la almohadilla delantera del pie.

Además, intente caminar con calcetines de senderismo tradicionales y sienta los puntos dolorosos. Añade forros para calcetines de senderismo si crees que hay demasiado espacio. Si hay muy poco espacio, opta por pares de calcetines más finos.

3. Trae Moleskin.

Se pueden colocar almohadillas Moleskin sobre los puntos calientes emergentes para ayudar a combatir la formación de ampollas. Si camina con excursionistas continuos, esto le ayudará a aliviar el dolor.

La conclusión aquí es que si tiene poco tiempo, hay formas de acelerar el proceso de asentamiento. Sin embargo, esto no aliviará todos los problemas. Esté preparado para encontrar algún nivel de dolor leve en el pie en sus primeras caminatas.

Resumen

Doblar tus botas puede salvarte de diversas formas de dolor en el pie. También obtienes el beneficio de probar las botas y cómo se ajustan a tus pies antes de comprometerte con largos esfuerzos al aire libre. Si tiene poco tiempo, puede acelerar el proceso. Sin embargo, si es posible, tómese el tiempo para calzarse adecuadamente las botas para disfrutar de una experiencia de caminata más agradable y cómoda.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




5 pasos rápidos para calzarse las botas de montaña y realizar caminatas sin dolor

Preguntas frecuentes sobre calzarse las botas de montaña

1. ¿Cómo puedo asegurarme de calzarme las botas de montaña adecuadamente?

Calzarse las botas de montaña adecuadamente es crucial para evitar dolores y lesiones durante las caminatas. Sigue estos 5 pasos rápidos:

  1. Asegúrate de tener el tamaño correcto de botas: Antes de comprar, mide tus pies y revisa la tabla de tallas del fabricante. Asegúrate de tener suficiente espacio en la punta para mover los dedos y evitar rozaduras.
  2. Utiliza calcetines adecuados: Utiliza calcetines de senderismo hechos de materiales transpirables y sin costuras para reducir la fricción y prevenir ampollas.
  3. Ajusta la lengüeta correctamente: Asegúrate de que la lengüeta esté centrada y correctamente acolchada. Esto evitará que se desplace y cause incomodidad durante la caminata.
  4. Camina un poco antes de la caminata principal: Antes de embarcarte en una caminata larga, realiza una caminata corta para asegurarte de que las botas se ajusten bien y te resulten cómodas.

2. ¿Cómo evito que las botas de montaña me causen ampollas?

Las ampollas son uno de los problemas más comunes al caminar con botas de montaña. Aquí hay algunas medidas preventivas que puedes tomar:

  1. Usa calcetines adecuados: Como mencionamos antes, elige calcetines de senderismo que estén hechos de materiales transpirables y sin costuras.
  2. Asegúrate de que las botas estén bien ajustadas: Si las botas están demasiado sueltas, causarán fricción y ampollas. Asegúrate de ajustar correctamente los cordones.
  3. Utiliza productos antifricción: Aplica productos como vendajes o geles antiampollas en áreas propensas a la fricción, como el talón o los dedos del pie.

3. ¿Cuándo debo reemplazar mis botas de montaña?

Las botas de montaña tienen una vida útil limitada y es importante reemplazarlas cuando sea necesario para garantizar la seguridad y comodidad durante tus caminatas. Aquí hay algunos signos de que debes reemplazar tus botas:

  1. Dolor y malestar recurrente: Si experimentas dolor o malestar frecuente en los pies o tobillos durante las caminatas, podría ser un indicador de que las botas están desgastadas.
  2. Suela desgastada: Si la suela de tus botas muestra signos evidentes de desgaste, como pérdida de agarre o desgaste desigual, es hora de reemplazarlas.
  3. Pérdida de soporte y amortiguación: Si sientes que las botas ya no te proporcionan el mismo nivel de soporte y amortiguación que solían hacerlo, es probable que debas buscar un nuevo par.

4. ¿Cómo puedo mantener mis botas de montaña en buen estado?

Cuidar adecuadamente tus botas de montaña prolongará su vida útil y garantizará un rendimiento óptimo en tus caminatas. Aquí hay algunos consejos para el cuidado de las botas:

  1. Limpiar y secar regularmente: Limpia tus botas después de cada caminata y asegúrate de secarlas completamente. La humedad puede dañar el material y contribuir a la formación de malos olores.
  2. Aplicar impermeabilizante: Utiliza un spray o crema impermeabilizante diseñado específicamente para botas de montaña para mantenerlas protegidas contra la humedad y prolongar su vida útil.
  3. Almacenamiento adecuado: Guarda tus botas en un lugar fresco y seco, preferiblemente en un espacio bien ventilado. No las dejes expuestas a la luz solar directa o cerca de fuentes de calor.

5. ¿Es posible evitar ampollas al caminar largas distancias?

Sí, es posible evitar ampollas al caminar largas distancias siguiendo estos consejos adicionales:

  1. Entrena gradualmente: Aumenta gradualmente la distancia y la intensidad de tus caminatas para dar tiempo a tus pies para que se acostumbren.
  2. Utiliza productos antiampollas: Además de los productos antifricción mencionados anteriormente, puedes considerar el uso de apósitos especiales para ampollas antes de la caminata.
  3. Descansa y airea tus pies: Haz pausas durante tus caminatas largas para descansar y airear tus pies. Esto ayudará a reducir la humedad y la fricción.

Esperamos que estas respuestas a las preguntas frecuentes sobre calzarse las botas de montaña te ayuden a disfrutar de caminatas sin dolor y de forma segura. Recuerda siempre consultar con fuentes confiables y expertos en la materia para obtener información adicional.


Deja un comentario